Agudizar los sentidos

 

“Id y contad lo que estáis viendo y oyendo…"

 

La experiencia de descubrir a Dios a tu lado mirando por ti, queriéndote, curando tus heridas, perdonándote o acogiéndote cuando estás insoportable, te hace sentirte especial, única y te hace valorar y dar sentido a la capacidad que tienes para hacer tú lo mismo con otros…

Pero descubrir a Dios en la realidad no es fácil. No es fácil descubrir a Dios en tu propia realidad interior, ni muchas veces es fácil descubrirlo en la realidad de otros ni en lo que te rodea… Ese es el reto que se nos plantea en este tercer domingo de Cuaresma: “Id y contad lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios de su enfermedad, los sordos oyen…”.

Dios nos espera en la realidad. Él ya ESTÁ. Hay que agudizar los sentidos para descubrir en lo que vemos y oímos el amor de Dios, la grandeza humana, la bondad, la capacidad de acoger, la fuerza que hay en lo pequeño, la fe del sencillo… poder ser testigo de cómo Dios va actuando en nosotros y en lo que nos rodea, siempre reparando, siempre sanando, siempre dando dignidad y levantando, siempre amando…

Y especialmente importante es descubrir que esa es nuestra MISIÓN: reparar, sanar, dar dignidad, levantar, amar… en lo pequeño de nuestra cotidianidad. Porque nosotros queremos reproducir la imagen de Cristo, ENCARNARLO. Él ya habita en el mundo.

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto