La PAZ os dejo. La PAZ os doy.

El Evangelio de hoy habla de relación con Dios que Jesús descubre como de mucha cercanía.

Tenemos muchas oportunidades para buscar a Dios en lo que nos rodea y para vivir con El y con los demás.

La partida de Jesús no será un momento de desolación trágica para los discípulos, sino el tiempo del Espíritu.

Nos paramos en estos regalos que hace Jesús a sus amigos antes de abandonar la realidad histórica:

-Presencia de Dios en nosotros. ”Somos habitados por Dios”.

Para encontrarnos con El tenemos que recorrer el camino hacia nuestra interioridad. Necesitamos cuidar lo esencial y poner en segundo plano todo lo demás. Darnos tiempo de silencio y sosiego para interiorizar y encontrar a Dios en nuestra vida.

 

-Nuestro tiempo, es el tiempo del Espíritu. 

El Señor hace que su Palabra en nuestro corazón se haga vida y la vaya transformando. 

 

El don de la Paz, fruto del Espíritu. Este regalo tan precioso, conlleva también una tarea: construir la paz a nuestro alrededor, en nuestra sociedad, en nosotros mismos. No podemos olvidar que la justicia y la paz van de la mano.

Si queremos que la paz acampe en nuestro mundo tenemos que trabajar por el bien común, la defensa de la vida, la dignidad del ser humano… el cuidado de la casa común

 ¿Pensamos y actuamos según el Espíritu?

 

Oración por la paz

Señor, nuestra Tierra es sólo un astro pequeño perdido en la inmensidad del Universo.

Tarea nuestra es hacer de ella un planeta donde no vivamos atormentados por las guerras, torturados por el hambre y el terror o desgarrados y divididos por ideologías, raza o color.

Danos acierto y valor para poner desde hoy manos a la obra con el fin de que nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos puedan un día llamarse con orgullo "hombres". (Naciones Unidas)

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto