¡Es el Señor!

Algunos discípulos de Jesús estaban junto al lago todavía desorientados: no habían asimilado la muerte y resurrección de su Maestro. Él lo sabe y quiere que superen las barreras de la duda, el desconcierto y, tal vez, un cierto pesimismo.

Los discípulos no pescan nada en la noche. Experimentan la dificultad de trabajar solos, en la oscuridad y en la aridez del poco fruto a pesar del mucho esfuerzo. No les falta fe, pero los azares de la vida, las preocupaciones y las complicaciones que ella conlleva, les impide hacer «memoria» de todo aquello que el mismo Jesús les dijo. Y el Resucitado les espera en la playa.

 

El almuerzo en la playa.

Es una imagen perfecta de Iglesia, de la nueva Comunidad. Jesús ha preparado el mismo alimento que en la multiplicación de los panes, pero ahora los discípulos ya habían recibido antes el regalo. Nos presenta la imagen de una Comunidad en paz, con todas las preguntas contestadas (“nadie se atrevía a preguntarle, sabiendo muy bien que era el Señor”). Todos gratuitamente salvados y mirando en la misma dirección.

La Iglesia se presenta como el «club de reestructurados», que, unidos en Jesús, dan testimonio de que El hace fácil lo difícil. En esta Iglesia no desentonamos... y cabe otra gente.

 

PEDRO.

Pedro tiene vergüenza por haber negado a Jesús en el momento más duro de su vida. Pero su vergüenza le hace descubrir que necesita del Señor para vencer el mal. Jesús no le habla de su debilidad, más aún, sigue confiando en él y le encomienda su “rebaño”. Su misericordia repara el corazón humillado de Pedro y sus compañeros, que lo abandonaron cuando más los necesitaba…

A veces la vergüenza es una gracia porque nos ayuda a reconocer nuestro pecado. Esa vergüenza ¿potencia en ti la sencillez, humildad o hace que por orgullo ocultes tu falta incluso ante ti mismo?

Cuando te sabes perdonado ¿te sientes cada vez más amado, más abrazado por el Padre? ¿Eres por esto cada vez más compasivo ante la falta ajena, aunque te afecte a ti? 

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto