¡Señor mío y Dios mío!

Creer en El y ser testigos de su resurrección es un regalo: nos tiene que dar unos ojos nuevos y unos oídos nuevos para poder reconocerlo.

Jesús re reúne con los discípulos en sus casas, donde viven y trabajan, en medio de la rutina, en Galilea. Y para romper el miedo en que están atrapados en el Cenáculo, se hace presente con el deseo de la paz. Es el mismo, pero no lo mismo: sus manos y su costado conservan las llagas que nos recuerda su Misericordia. Jesús se coloca en su lugar (en medio de la comunidad) y desde este sitio, envía a los discípulos con la fuerza del Espíritu.

Galilea es nuestra vida. Es sencillo, sólo necesitamos mantener los ojos atentos para descubrir al Resucitado, cuando lo ves, tu Galilea se transforma y es entonces cuando tiene lugar la Resurrección en medio de la vida. Este reconocimiento es transformador. Los primeros testigos de la resurrección vieron al resucitado con unos ojos “creyentes”.

 

Personaje bíblico.

Tomás, está ausente y no hace la experiencia del amor del Señor Resucitado.

La ausencia de Tomás, su incredulidad no radica en la posibilidad o no de la Resurrección; en el fondo, no cree en el testimonio de sus hermanos.

La aparición de Jesús a Tomás comienza con el mismo deseo de paz, hasta llegar al encuentro personal. Tomás deja de ser incrédulo para confesar su fe de manera breve pero perfecta. La bienaventuranza con la que termina el encuentro se hace realidad no sólo en Tomás, sino en cada uno de los que creemos en Jesús sin haberlo visto.

Sería provechoso para nuestra oración dejarnos impactar por las palabras del Resucitado, palabras que abrieron y sacudieron el corazón de los discípulos. Dejemos que calen en nuestro corazón para responder y reconocer, con sinceridad: ¡Señor mío y Dios mío! descubriendo el alcance del señorío del Resucitado en nuestras vidas.

Decir que Jesús es nuestro Señor

implica no excluirlo de ninguna realidad cotidiana.

De ahí que tener a Jesús Resucitado como Señor de nuestras vidas

es un don, una gracia y una tarea.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto