“Aquí estoy. Hágase en mi según tu Palabra” Lc 1, 38

 

Esta semana frente a un mundo que genera muros, fronteras, leyes que excluyen, banderas que separan, se nos invita a convertirnos en hueco, espacio, brazos abiertos, casa sin puertas… ¡Somos llamados a ser acogida!

Nos toca dar la vuelta a nuestras murallas, a nuestras defensas, nos toca orientar la mirada, bajar, para tocar, para sentir y hacer nuestra la forma en que Dios quiere hacerse presente en nuestra vida.

El lenguaje de Dios es siempre desconcertante, sus planes no cuadran con nuestros esquemas, su forma de irrumpir en nuestra vida rompe los moldes. Cuando nosotros arreglaríamos todo de forma rápida y poderosa, Él decide mirarnos con corazón compasivo y hacerse carne de nuestra carne, siguiendo el proceso lento, débil de la vida de un recién nacido.

Sin embargo este plan necesita de la disponibilidad, de la acogida absoluta, confiada y en fe de María. También hoy Dios necesita de nosotros para que pueda brotar su Presencia y su Vida.

Es buen momento para preguntarnos: ¿Cómo puedo ser yo hoy acogida en mi realidad? ¿Cómo puedo hacer posible que llegue hoy la Vida aquí, ahora?

#acogelavidacon+pasión

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto